Saltar al contenido
Parque para Perros

Cómo evitar que mi Perro Ladre – Consejos, Causas y trucos

Perro ladrando

Todos sabemos lo molesto que es que nuestra mascota ladre continuamente. Además de ser tan incómodo, nos puede causar problemas en casa o con los vecinos. Si no encuentras solución, y no paras de preguntarte: ¿Cómo puedo evitar que mi perro ladre?, te voy a dejar unos consejos y trucos para intentar ayudarte.

¿Por qué ladran los perros?

Un perro ladra porque quiere comunicar sus necesidades emocionales y físicas. Si el perro está incómodo, enfermo, hambriento, sediento, tiene frío o calor, entonces ladrará. Es su procedimiento para transmitir que “necesita ayuda”.

Aparte, si el perro está bajo estimulación, excitado, ansioso o aburrido, ladrará para llamar la atención. Es un método utilizado por los perros para liberar su frustración y energía.

En muchos casos, también puede deberse a que ha desarrollado el hábito de ladrar. Un perro también puede ladrar si está amenazado, asustado o trata de advertirte sobre algún tipo de peligro, como la amenaza de otro perro, o cuando un intruso entra en casa.

La mayoría de las veces, los ladridos son condicionales. Esto significa que es la respuesta del perro a una situación, y después de cambiar de situación, se detienen.

Hay que comprender que un perro puede ladrar de vez en cuando, pues es su forma de comunicarse y no hay ningún problema siempre que sea algo dentro de lo normal.

Cuando el ladrido es excesivo, es entonces cuando tenemos un verdadero problema. Aquí hay cinco consejos para evitar que tu perro ladre. Si no te funcionan estos trucos, y necesitas ayuda adicional, consulta inmediatamente con un especialista en comportamiento animal o a un entrenador.

5 Consejos para Evitar que el Perro ladre

Cómo evitar que mi perro ladre

1. Fomenta un estilo de vida que minimice los ladridos

El mejor método para detener o reducir los ladridos es tomar medidas preventivas. Maneja un entorno y un estilo de vida que disminuya las posibilidades de que tu perro se sienta necesitado, asustado, aburrido o ansioso.

Asegúrate de que tu perro haga suficiente ejercicio. Aquellos perros que tienen exceso de energía o poca estimulación pueden desarrollar el hábito de ladrar.
Proporciona a tu perro un lugar cómodo y seguro para descansar. Si dejas a tu perro en un patio trasero frío o en un lugar apretado e incómodo, entonces se pondrá ansioso y comienza a ladrar.

Asegúrate de que tu perro tenga siempre a mano agua fresca. Incluso si tú estás fuera de casa.

Consulta a tu veterinario acerca de la si la comida que le das a tu perro es la adecuada, además de la cantidad diaria que le das.
Presta especial atención a que tu perro socialice. Un perro bien socializado se siente cómodo con nuevos ambientes, otros animales y personas. Además es frecuente que un perro que socializa, no se sentirá sobreexcitado, amenazado y ansioso.

Si estás fuera de casa la mayor parte del tiempo, considera comprar algunos DVDs relacionados con perros y pónselos a tu perro (parece una tontería pero el sonido le mantendrá entretenido y no se sentirá tan solo) o enciende la radio y déjale juguetes estimulantes, como un kong por ejemplo.

kong juguete antiestres

También puedes obtener los servicios de una niñera o paseador de perros para proporcionarle a tu perro un poco más de compañía y ejercicio, estará más relajado y ladrará menos.

Si tus perros ladran cuando te vas de casa, enséñales que no es un gran problema con ejercicios para combatir la ansiedad por separación. Si el perro está sufriendo de dolor articular, entonces consulta con tu veterinario acerca de la medicación para el dolor adecuada para tu mascota.

2. Nunca castigues a un perro por ladrar

El ladrido de tu peludo es básicamente su actitud de búsqueda de atención. Si cuando lo hace, centras tu atención en el, se pensará que te gustan sus ladridos. Para evitar que tu perro ladre, no le prestes atención cuando lo haga. Sal de la habitación o mira hacia otro lado.

Elogia y presta atención al perro cuando deje de ladrar. Y si vuelve a ladrar, otra vez dejas de prestarle atención.
Nunca encierres al perro por ladrar, aunque sea en su lugar de descanso. Si lo haces, no será un lugar cómodo y en el que sentirse seguro para él.

3. Entrena a tu perro con el comando “Silencio” para evitar que tu perro ladre

Para entrenar a tu perro a usar el la orden de silencio, saluda al perro cuando no esté ladrando y tranquilo. Dile “tranquilo” al perro y dale caricias incluso una golosina. Haz esto de 6 a 10 veces al día.

Después, cuando tu perro esté ladrando, espera a que el perro se detenga y acto seguido le dices “silencio”, de forma clara. Justo después, le das un premio o golosina.

Repítelo todo el tiempo, siempre que tu perro ladre. Verás que poco a poco, va dando resultados. En esto de la enseñanza canina, el único truco es la perseverancia.

4. Enséñale el comando “Hablar” a tu perro

Después de que tu perrito aprenda la orden de “silencio”, puedes enseñarle el comando “Hablar”. Parece una locura, pero créeme que será de gran utilidad. El perro aprenderá que no es malo ladrar, pero siempre y cuando se lo ordenemos nosotros, ya que somos el macho alfa de la manada.

Para enseñar a tu perro el comando “Habla”, espera un rato. Cuando empiece a ladrar, repite la palabra “Habla”, y luego le das una golosina. Acto seguido puedes combinarlo con la orden “Silencio”. Repite este procedimiento tantas veces como sea necesario, hasta que tu perro aprenda esta orden.

5. Habla con su Veterinario sobre los diferentes métodos

Si tu perro ladra debido a un nivel alto de ansiedad, habla con tu veterinario, puede aconsejarte medicamentos ansiolíticos.

También puedes pedirle consejo sobre los collares de citronela y los alimentos ansiolíticos que liberan un mal olor cuando tu perro ladra.

collar anti ladridos de citronella

Si por el contrario, tu perro ladra porque tiene dolor, entonces selecciona el medicamento adecuado para tratar el dolor de tu mascota después de consultar con el veterinario.

Espero que con estos sencillos consejos, puedas tener el control y evitar que tu perro ladre continuamente, para que tanto tú como tu mascota (y tus vecinos jejeje) tengáis una vida mucho más feliz y sosegada.