Saltar al contenido
Parque para Perros

Cómo Tratar el Mal Aliento en los Perros

cómo tratar el mal aliento en los perros

Un perro sano generalmente no tiene mal aliento. La vejez, la enfermedad y la mala higiene bucal son algunas de las principales causas de este problema que sufren muchas familias.

El mal aliento (o halitosis) de un perro puede convertirse rápidamente en algo molesto y por lo tanto problemático. Más allá de la incomodidad que causa en el hogar, lo más probable es que sea un signo de enfermedad o de descuido. Antes de considerar cualquier medida para aliviar esta preocupación, se debe determinar primero la causa. La prevención, por otro lado, reduce el riesgo de enfrentarla o mitiga sus consecuencias. En el siguiente artículo te vamos a enseñar cómo tratar el mal aliento en los perros.

¿Porqué le huele el Aliento a mi Perro?

Hay varios factores que pueden contribuir al mal aliento. Esto debe ser considerado antes de tomar cualquier acción curativa. El consejo del veterinario es esencial aquí.

El olor desagradable que sale de la boca del perro puede deberse simplemente a la edad. A medida que el perro envejece, las encías se inflaman y crean un ambiente favorable para el desarrollo de las bacterias. Con el tiempo, se desarrolla la enfermedad periodontal, que corresponde al debilitamiento del periodonto. El periodonto se refiere a todos los tejidos que soportan el diente (huesos alveolares de la mandíbula, ligamento alveo-dental, encías, cemento radicular, elementos nerviosos y vasculares).

La placa bacteriana se deposita en las encías y alrededor de los dientes y luego se solidifica en el sarro, atrapando las bacterias y promoviendo el mal aliento.

La nutrición inadecuada es también una de las causas probables del mal aliento. Los alimentos de baja calidad, como las croquetas de baja calidad, son más difíciles de digerir. Esto produce depósitos calcáreos, gases malolientes y aumenta la halitosis.

Por último, el mal aliento puede ser un signo de advertencia de varias enfermedades más profundas, cuyos orígenes se encuentran mucho más allá de la boca del perro: diabetes, insuficiencia renal, sinusitis, rinitis, cáncer digestivo, etc. También puede indicar la presencia de lombrices en el tracto digestivo: esta es una de las razones por las que es importante desparasitar a su perro.

Es imprescindible que lleve a su perro al veterinario para averiguar las causas de la halitosis y la naturaleza del tratamiento a seguir.

Halitosis del perro: Soluciones

El cuidado dental preventivo ayuda a mantener la salud oral del perro, reduce el riesgo de enfermedad y, en última instancia, reduce el riesgo de desarrollar halitosis.

Entre estas medidas de higiene, el cepillado ocupa el primer lugar: cepillar los dientes de su perro cada 2 o 3 días es un cuidado básico que debe practicarse muy pronto para que el perro se acostumbre a ello. El equipo de cepillado de dientes específico para perros suele consistir en un cepillo de dientes canino, una pasta de dientes y una almohadilla para los dedos. Tenga cuidado de no utilizar pasta de dientes humana que no sea adecuada para su perro.

Por el lado de la alimentación, es aconsejable elegir las croquetas grandes en lugar de los modelos más pequeños y los alimentos más blandos. Se trata de aprovechar la acción abrasiva de las croquetas y estimular la secreción de saliva, que desempeña un papel fundamental en la limpieza de los dientes.

Los huesos para morder también ayudan a combatir el mal aliento. Existen varios modelos, incluyendo los anudados y los enriquecidos con flúor. Complementan favorablemente la acción del cepillado. Aquí tengo un artículo acerca de que darle a tu perro para morder.

Cuando los depósitos de sarro se vuelven importantes, es necesario realizar un raspado (bajo anestesia general) en el veterinario. La técnica de ultrasonido elimina los depósitos de sarro; se completará con el pulido para hacer los dientes lisos y limitar la reaparición del sarro. Dependiendo del perro, la eliminación del sarro puede realizarse de forma más o menos regular. Siga el consejo de su veterinario ¡siempre!.